¿Qué es la arquitectura funcionalista?

La arquitectura funcionalista o el funcionalismo en arquitectura, es la disciplina encargada de que la forma de un edificio esté determinada por consideraciones prácticas como su uso, el material con que será hecho y la estructura del mismo.

Mucho se ha pensado que este tema del funcionalismo es una cuestión moderna, de los últimos año, pero no es así. Es una característica básica de la arquitectura, hay que recordar ese dicho que dice: menos, es más.

Es decir, entre más sencillas y simples sean las cosas para funcionar y servir a su propósito, es mejor. No hay que adornar lo que no se necesita. Una  buena arquitectura se produce automáticamente cuando se logran satisfacer las necesidades prácticas de quien habitará el espacio.

En un términos de estética, un edificio o una obra funcional se caracteriza por tener bajos niveles de ornamentación y decoración, así como una exhibición prominente de materias primas.

Siguiendo la idea de que la función es lo primero, los materiales de construcción utilizados para hacer una estructura a menudo se dejan descubiertos y sin decorar. Esto significa que las losas de hormigón planas, láminas de acero e incluso vigas o pisos de madera quedan expuestos, para que se vean exactamente como son.

No obstante, no es necesario llegar al extremo de que por ser fieles al funcionalismo, una construcción tenga que ser fea, austera, que le falte estética. Debe existir un equilibrio armónico que brinde seguridad, confort y practicidad a las personas.

Cuando un arquitecto fiel al funcionalismo está diseñando un proyecto, lo que hace es identificar la función primaria que tendrá la obra, ya sea una casa, un edificio, una oficina, y sus interacciones.

En su análisis tendrá que definir cómo las funciones operarán juntas para llevar a cabo las funciones para lo que está destinado. 

De acuerdo con la revista Lifeder, la arquitectura moderna y el funcionalismo son vinculados normalmente, pero lo cierto es que este movimiento artístico no nació exclusivamente para la época moderna.

“A nivel estético, las obras funcionalista no cuentan con mayores elementos ornamentales. La decoración es sencilla y suele ser posible identificar a simple vista cuál ha sido la materia prima utilizada para la construcción. Un ejemplo de esto es cuando quedan a la vista láminas de acero, piezas de concreto o vigas y maderas”.

El funcionalismo lo que busca es abarcar toda la producción y construcción de un edificio y al mismo tiempo modificar el ambiente en el cual el hombre vive y trabaja, para que cumpla una función específica, aunque eso afecte en cierta medida la estética de la obra.

Cuando se habla de funcionalismo, se cita mucho al arquitecto francés Le Corbusier, quien definió a la vivienda como “la máquina para vivir” o “la máquina para habitar”.

“Con ello, Le Corbusier ponía en énfasis no sólo el componente funcional de la vivienda, sino que esta funcionalidad debe estar destinada al vivir”, destaca el blog ARQUIPOPBLOG.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s